9 mayo, 2019

CHAMANISMO

Es la práctica espiritual más antigua conocida por la humanida. Las tradiciones chamánicas forma parte de nuestra herencia cultural común, son universales y constituyen las raíces de todos los modelos espirituales y de sanación existentes. Se pueden encontrar referencias de nuestros ancestros chamánicos en todas las culturas: la celta, la europea, la nativo-americana y los aborígenes australianos, entre muchas otras.

La construcción de tambores y de la maraca sagrada, son parte del camino de cada estudiante de Transformación Humana, que se pone frente al fuego para recordar su verdad mientras le da vida a sus instrumentos de trabajo en saberes ancestrales. Solo el fuego sabe la verdad y cada uno con su canto deberá recordarla para volver al alma, a casa, a la casa del padre cielo y de la madre tierra.

El saber ancestral en nuestra escuela Transformación Humana, es una voz viva y una palabra sagrada. Los abuelos y abuelas, quienes más han caminado, nos comparten sus aprendizajes, sus visiones y sus canciones. El servicio es la palabra clave, el movimiento esencial que nos da vida, que nos hermana; solo sirviendo en el alma nos sanamos.

El Temazcal de nuestra sede campestre en Guasca, así como el fogón de leña, son testimonios ancestrales con los que, desde hace muchos años, venimos calentando las almas de nuestros estudiantes. Las visitas de los Marakanes de México, de los taitas sagrados de la amazonía y de Brasil, entre otras partes del mundo, nos hacen nudo en cada tejido de saberes ancestrales que construimos. Ellos, los antiguos, los maestros, son psicólogos naturales que nos abren sus conocimientos en la más sentida humildad.

Transformación Humana nació de la mano de «La Compañía», comunidad que practica la curandería a través del psiquismo, la psicología, el masaje o sobada, la visión, el acecho, el tabaco, el ambil, el huevo de gallina negra y las experiencias cumbres de awerness. Integramos las técnicas arcaicas como la limpia de yerbas, las curaciones de baños, el uso de los espíritu unidos y las largas horas de fuego para limpiarnos. Somos el grupo con el Temazcal mas viejo de Colombia, somos los que prendimos el fogón cuando la gente aun no creía y somos los que seguimos atizando a Tatehuari, el dios del fuego, para que no muera el canto, para que no pare el espíritu, nos acoja con su gracia y nos devuelva el verdadero camino, el camino de corazón y del servicio.

“El camino del chamán no tiene fin. Soy un hombre muy, muy viejo, y todavía soy un bebé ante el misterio del mundo, lleno de admiración reverencial.” Don José Matsuwa Chamán Huichol

Los graniceros

«-Se está con Dios o con el diablo

  • gritaba, elevando su enorme voz
  • el que es señalado para servir,recibe la gracia de Dios para ayudar…

sí, señores, y si la usa mal…
Ay, Pedrito…
Ese poder lo quema
y entonces cambia la gloria del cielo
por las tentaciones del dinero…»

Jorge Llano
Los tres llamados del alma

Uno de los grupos chamanes más fuertes en el área náhuatl, sobre todo en Morelos y en el estado de México, es el de los ¨Graniceros¨, herederos de los antiguos teciuhtlazqui nahuas, sacerdote del dios de la lluvia que controlaban vientos, lluvia y granizo.
Son elegidos por un rayo que los conecta con las fuerzas divinas que les permiten manejar el tiempo: pueden hacer y deshacer nubes, “mandar el rayo” y evitar tormentas, granizadas y heladas que perjudican a sus pueblos y cultivos.
Don Lucio Campos se convirtió en chamán cuando fue herido por un rayo. Para él hay dos realidades: la visible y corpórea, y la invisible, que es donde residen los “trabajadores del tiempo”; estos seres sagrados están en contacto con el espíritu de los Graniceros, confiriéndoles sus poderes sobrenaturales.
Hace muchos años, en el cerro de Huilotepec, a la edad de 24 años, a Jorge y a su hijo mayor Igor les cayó un rayo que los dejó desmayados.
Desde ese día la vida cambió para él, dando inicio a un mundo dinámico oculto, misterioso, silencioso y traumático, lleno de voces y visiones, misterios, locura y muerte. Hasta que un día fue mandado a llamar por el curandero mayor de la región, quien había oído del joven Colombiano
atormentado, al que le había caído un rayo en Morelos.

El encuentro con Don Lucio dio camino a ser parte de “La Compañía”, primero para salvar la vida y ser curado, luego para poder, a través del servicio, completar la salud. Según Don Lucio, solo el que sirve se queda en la vida, y una persona tocada por el rayo debe ser sirviente y debe ayudar
de corazón a otros.

Tradición Bön del Budismo

Nuestra Escuela Transformación Humana, toma refugio en el budismo «Bön», el amor se abre camino corazón por corazón.

Para el Dalai Lama “Bön es la tradición espiritual más antigua del Tíbet y, como la fuente originaria de la cultura tibetana, desempeñó un papel importante en la conformación de la singular identidad del Tíbet”.
Los seguidores del Bön reciben de los maestros, enseñanzas orales y transmisiones que pertenecen a un linaje ininterrumpido desde tiempos antiguos hasta el día de hoy. La mayoría de los textos escritos también han sido preservados.
Hasta hace muy poco, estas antiguas enseñanzas eran ofrecidas a pocos estudiantes de cualquier generación. Ahora, sus lamas se están acercando a afortunados estudiantes occidentales para enseñarles las ricas prácticas y tradiciones espirituales del Bön.

Los tres niveles de La práctica espiritual El uso de los elementos en la práctica espiritual varía de acuerdo con el tipo de enfoque, ya sea chamanismo, tantra o Dzogchen; es decir, en los niveles externos, internos o secretos.

EXTERNO

De manera externa, los elementos no son solo los elementos burdos de nuestra experiencia sensorial -la tierra en la que vivimos, el agua que bebemos, el fuego que nos calienta, el aire que respiramos y el espacio a través del cual nos movemos-; también son los espíritus vinculados con
los elementos. Estos incluyen diosas, espíritus elementales y otros seres.

INTERNO
Los elementos internos son las energías de los elementos, más que sus formas. En el cuerpo, éstas son las energías físicas que bombean nuestra sangre, digieren nuestra comida y encienden nuestras neuronas. También son las energías más sutiles en las que se basan y de las cuales dependen nuestra salud y nuestras capacidades.

SECRETO
La dimensión secreta de los elementos existe más allá de la dualidad y, por tanto, es difícil describirla con el lenguaje, el cual necesariamente divide la experiencia en objetos separados. La dimensión más sutil de los elementos es la luz radiante del ser, las “cinco luces puras”, aspectos de la luminosidad o claridad que, unidos inseparablemente con el vacío, son el fundamento de todo.Las prácticas y enseñanzas asociadas en este nivel de los elementos provienen del Dzogchen, la Gran Perfección

¡Bendición Huichol a nuestra Escuela!

Uniendo fuerzas y haciendo un puente de solidaridad y curación, Igor Llano trae, exclusivamente para la Escuela Transformacion Humana, una promesa de 5 años de bendición y acompañamiento de parte de los compañeros mexicanos Huicholes, quienes que vienen desde muy lejos saludar y bendecir a la Escuela y a sus alumnos buscadores. Es un honor recibir en nuestra sede campestre, para sanación, a tan distinguidas visitas. Vienen desde la Sierra para bendecir nuestra Escuela con la semilla entregada a su gente por el venado azul, el Híkuri, para la sanación y abrir el puente de Wirikuta (desierto de San Luis Potosí y camino sagrado de los Huicholes).

Mitología Huichol

Cuentan los ancianos que hace mucho, mucho tiempo, en la sierra huichola se reunieron los abuelos para platicar de la situación en la que se encontraban. Su gente estaba enferma, no había alimentos ni agua. Decidieron mandar de cacería a cuatro jóvenes de la comunidad, con la misión de encontrar alimento. Cada uno representaba un elemento, es decir el fuego, el agua, el aire y la tierra. Caminaron días enteros, hasta que una tarde, de unos matorrales, saltó un venado. Los jóvenes comenzaron a correr detrás de él sin perderlo de vista. Así transcurrieron semanas hasta
que llegaron a Wirikuta (desierto de San Luis Potosí y camino sagrado de los huicholes). Estaban justo en la puerta, al lado del cerro de las Narices, en donde habita un espíritu de la tierra y vieron al venado que brincó en esa dirección. Ellos juraban que se había ido por ahí, lo buscaron pero no lo hallaron. De pronto uno lanzó una flecha que fue a caer en una gran figura de venado formada en la tierra de plantas de peyote. Confundidos los jóvenes con lo sucedido, decidieron cortar las plantas que formaban la figura del venado (marratutuyari) y llevarlas a su pueblo. Se presentaron
de inmediato con los abuelos y contaron su experiencia. Comenzaron a repartir el peyote (híkuri) a todas las personas, a quienes después de un rato, los curó, alimentó y les quitó la sed. Desde ese momento los huicholes veneran al peyote, que al mismo tiempo es venado y maíz, su espíritu guía.
Así cada año, hasta nuestros tiempos, siguen andando y peregrinando, manteniendo viva esta ruta de la sierra huichola hasta Wirikuta, para pedirle al dios lluvias, sustento y salud para su pueblo .

Sanadores

La sanación es para nosotros la imagen que alumbra la esencia del camino de espiritual:
María Sabina, Mujer Espíritu
Parte 1
…..-Sí, lo que es, ¡es!, y lo que no es, ¡no es!
Este es el verdadero universo
–serios, muy serios me contestaron ambos-,
y esta tierra es nuestro gran amor,
la gente y estos pueblos que cuidamos,
esto es lo que nos hace quedarnos acá siendo de allá
–señalando Don Lucio con mucho respeto hacia el cielo-,
después iremos a reunirnos con nuestra verdadera gente,
mientras, mi hermano, solo nos queda servir
y atender el amor por las personas
y los animales y las plantas
y por cada cosa que hay en el universo.
-Y las manos son el tesoro, verdad, ¿Don Lucio?
–Si, Jorgito, para un curandero
el único tesoro que existe son sus manos
y su sincera voluntad de ayudar a otros…

Jorge Llano
Los tres llamados del alma

Creemos que la sanación y la herida son una sola cosa.
Nadie se hace sanador sin haber sido herido antes.
Nadie se hace sanador sin haber sido tocado, fastidiado, herido, llamado por el lado áspero de la
vida.
Nadie se hace sanador si antes no ha visto, saludado y cosido su propia sombra a su talón.
Nadie se hace sanador si antes no ha sentido el frío, la soledad y la derrota y se ha sentido tan
pequeño que ha tenido que abandonarse a la gracia.
La sanación es para nosotros la imagen que alumbra la esencia del camino de espiritual.

EN NUESTRA ESCUELA ESTAMOS CONVENCIDOS DE:

Ajustarse es sanar,

desnudar nuestra verdad es sanar,

entrar en resonancia con el alma es sanar,

tener un camino con corazón es sanar,

hacer las metamorfosis del espíritu es sanar,

amar hasta el colmo de la entrega es sanar.

Darle un orden al amor es sanar,

sabernos mortales es sanar,

renunciar al pasado y al futuro es sanar,

dejar de traicionarnos a nosotros mismos es sanar,

rendirnos a un propósito más alto es sanar,

despertar es sanar,

sabernos parte del todo es sanar.

“Y nadie sana, sobre todo, si no asume con amor la cruz de estar pendido entre el cielo y la tierra”.